sábado, 10 de enero de 2015

Abba Kovner / Quién es judío


























Judío es aquel que desea serlo / y aquel que lo es a pesar suyo
Judío es el que cree con una fe total / y quien sostiene creencias relativas
Judío es quien se pone filacterias / y aquel que arrojó las filacterias

Es alguien a quien le es duro ser judío / y el que no consigue ser otra cosa
Es un estafador / que consigue engañarse a sí mismo
Es el que nace de madre judía / y el que no sabe dónde está la tumba de su madre
Es quien se ha liberado de ataduras / y quien se ha sometido a ellas

Judío es el que le ha legado a la Humanidad el guefilte fish original / y la biblia traducida
Judío es el que escribe de derecha a izquierda / y a quien la izquierda acorrala a la derecha
Judío es el que plasma su creación en letras cuadradas / y aquel cuya existencia supone la cuadratura del círculo

Es quien no se distingue del resto de los pueblos / y a quien los otros pueblos ven distinto
Es aquel a quien los demás odian en secreto / y el que se odia a sí mismo abiertamente
Es el que da la vida por traer el mundo hasta su hogar / y el que deja la vida por defenderlo

Judío es el que sabe formular preguntas / y el que no sabe hacerlo / hasta que le explican cómo.




Traducción: Gerardo Lewin


Abba Kovner (Sebastopol, Rusia, 14 de marzo de 1918 - Israel, 25 de septiembre de 1987) fue un poeta y combatiente (partisano) durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado un héroe de la Resistencia en los países bálticos, durante la Segunda Guerra Mundial. Perteneció al movimiento sionista independentista de Israel. Fue testigo de cargo en contra de Adolf Eichmann en 1961.
Kovner presenció muchos atropellos y brutalidades de los nazis, lo que engendró en él un sentimiento de odio hacía los alemanes. Jugó un papel decisivo al exponer las mentiras alemanas: los judíos no eran trasladados a campos de trabajo sino que estaban siendo exterminados, e instó a la dirigencia del gueto a oponer resistencia armada contra la deportación. A comienzos de 1942, Kovner hizo pública una proclama en la que repetía la frase "¡No dejemos que nos lleven como ovejas al matadero!" que más tarde se haría famosa.
Obtuvo el premio Brenner por su poemario Mi hermana pequeña y el premio Israel de literatura. 
El poema que presentamos fue hallado entre sus papeles inéditos y publicado póstumamente.

No hay comentarios: