domingo, 6 de abril de 2014

Dory Manor / Des(a)nudarse























¿Cómo puede alguien cantarse a sí mismo una canción de cuna?
¿Cómo puede creer en su propia soledad?
Uno se desata de la infancia como quien deshila una trama
y no existe ya nada que pueda adormecerlo.

Hay quien viaja en su mente a Vilna o a Madrid
- al norte de algún tiempo, al este de sí mismo.
Hay quien construye góndolas y navega, de una arteria a la otra,
y no existe ya nada que pueda adormecerlo.

Se cubre con una blanca manta y siente cómo
su madre se inclina sobre su cama y lo arrebuja.
Canta para sí una canción de cuna, oye su propia voz
y no existe ya nada que pueda adormecerlo.






Traducción: Gerardo Lewin



Dory Manor nació en Tel Aviv. Es poeta, traductor y editor. Ha publicado tres poemarios: 
Mi´ut (Minoría) en 2001, Alpha ve Omega (Alfa y Omega) en 2001 - que fue la base de un libretto operístico - y Bariton (Barítono) en 2005.
Ha traducido del francés al hebreo "Las flores del mal" y "Los paraísos artificiales" de Baudelaire; las "Meditaciones metafísicas" de Descartes; las "Cartas a Louis Colet" de Flaubert; "Cándido" de Voltaire y "Bonjour tristesse" de Francoise Sagan.
Obtuvo los premios Primer Ministro en 2007, el premio Tchernichovsky a la excelencia en traducción en 2008 y el premio a editores del Ministerio de Educación en 2011.



Zali Gurevich / La poesía está en los márgenes

















Ayer - por la tele - rock.

Decenas de miles de personas en el público
¿y dónde está la poesía?

En los márgenes,
más y más en los márgenes.

A trasmano, en una pequeña sala 
de Jerusalén.

Han llegado unos pocos amigos
ellos - en verdad - casi ni vienen.

La poesía está en el margen
de los márgenes

y yo en el margen de la poesía.

Es asunto de uno solo, a lo sumo de dos
y a veces soy yo mismo el otro

incluso si no hay alaridos
ni aplausos.



Traducción: Gerardo Lewin





Zali Gurevitch, poeta y antropólogo, nació en 1949 en Berkeley, California. Sus padres eran israelíes y llegó a Israel a las seis semanas de nacer. Ha publicado diez poemarios y tres libros de ensayos: uno acerca de la noción y concepción judía e israelí de lugar, una lectura del Eclesiastés y el un estudio acerca de la antropología de la conversación. En 2012 se publicará su nuevo libro sobre El Cantar de los Cantares.


Gurevitch ha escrito ensayos acerca del arte israelí y la poesía hebrea, y ha traducido poesía del inglés (John Ashbery, Charles Olson, W.B. Yeats) y el francés (Francis Ponge). Es profesor emérito de antropología en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Reside en Tel Aviv.

Navit Barel / Promo















Tengo - para cada día del año - de un  tipo especial. Corto o largo.
Llegan hasta lo más recóndito de tu alma. Según cada necesidad.
Ningún ojo quedará seco; llenaremos cada plato.
Recordarás, sin duda, que te prometieron el paraíso:
cómo llegarías allí y bajo qué condiciones. Yo te doy todo gratis;
no es algo muy común en estos días.
Y te perseguirán noche tras noche,
exactamente en ese orden. 
Puedes confiar en que el tiempo no se confundirá
entre esperanza y concreción.

Ahora permite que te lleve de la mano,
que te saque las palabras de la boca, 
que pulverice los anhelos de tu corazón.


Te lo juro por Dios: esto es es algo que no querrías desaprovechar.



Traducción: Gerardo Lewin



La poeta israelí Navit Barel nació en Ashkelon en 1977. Es hija de inmigrantes libios. Sus padres, ya fallecidos, habían perdido un hijo en la guerra de Iom Kipur, en 1973. Es egresada sobresaliente de la Facultad de Letras de la Universidad de Tel Aviv. Editó los poemarios Roshem (Impresión) en 2005 y Mamash (En concreto) en 2011.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Gali-Dana Singer / Fragmento de un poema





















Pretendamos que estoy muerta.
Tú me llamarás, no te contestaré.
No he decidido aún una postura acorde.
En todo caso, no será en pose de víctima.

No. Al principio alcanzará con cerrar los ojos,
boca, oídos, narinas y poros.
Obturar algunos con cera, tapar otros con algodón.
Dos centavos en los párpados,
una moneda en los dientes.

Por fin, comenzaré a corromperme.

La tierra ha de ser negra, agusanada.
La arena no sirve para este propósito
aun cuando resulte difícil afirmar 
que sea del todo inconveniente.

Cambiaré de color, de forma, de perfume
y tú reescribirás el listado de ofensas.
Me llamarás, no atenderé.
Luego me incorporaré, saldré, 
cerraré la puerta con un golpe,
me iré, saldré de viaje, olvidaré
y fingiré: me pondré una sábana,
me echaré en la tierra.
La tierra debe ser cálida y limpia.

Así, una vez disuelta, me absorberá.



Traducción: Gerardo Lewin



Gali-Dana Singer nació en San Petersburgo en 1962. Emigró a Israel en 1988 y vive en Jerusalén.  Ha publicado tres poemarios en ruso y dos en hebreo. Suele traducir poesía hebrea al ruso y viceversa. Ha editado la antología bilingüe "Poetas"  junto con Peter Kriksunov en 1999 y la publicación (en ruso) “Dibweitotz’ih” que luego se transformaría en bilingüe. Ha participado en festivales internacionales de poesía y dirigido un taller de traducción poética.
Gali-Dana Singer es también artista plática, fotógrafa e ilustradora de libros. Obtuvo el Premio del Ministerio de Absorción para escritores inmigrantes en 1996 y el premio  “Poetry – 2000” en el festival de poesía de Metula.
La pintura que aparece es obra de su esposo, Nekoda Singer.



Erez Biton / Zohara Alfasía


















Zohara Alfasía, cantante en la corte
de Mohammed V en Rabat, Marruecos.

Se dice que cuando cantaba
combatían los soldados espada contra espada
abriéndose paso entre la multitud
para llegar hasta el ruedo de su vestido,
besar la yema de sus dedos
y dejar un real como ofrenda de gratitud.

Zohara Alfasía. Ahora la encuentras
en Ascalón, en Atikot Guímel(*),
junto al despacho de la ayuda social.
Su mesa se tambalea en tres patas
y huele a restos de latas de sardinas.
Magníficos tapices regios se acumulan
sobre su camastro de inmigrante.
Horas absortas frente al espejo
en el batón matinal
con sus afeites baratos.

Cuando dice:
"Mohammed V es la niña de nuestros ojos"
te resulta al principio incomprensible.
Zohara Alfasía tiene una voz ronca,
un claro corazón 
y la mirada presa del amor.

Zohara Alfasía.


* Barrio pobre en la ciudad de Ascalón.




Traducción: Gerardo Lewin




Erez Biton nació en 1942 en Orán, Algeria. Emigró a Israel en 1948. A la edad de diez años quedó ciego por una granada de mano que encontró. Pasó el resto de su infancia en el Instituto para el Ciego de Jerusalén. Obtuvo un título en trabajos sociales de la Universidad Hebrea de Jerusalén.  Más tarde estudió psicología en la Universidad Bar Ilan. Biton fue periodista y publicó una columna mensual en el diario israelí Maariv. Ha publicado tres poemarios. Ha sido uno de los líderes espirituales de las luchas de los judíos orientales.

Actualmente es editor de la revista literaria Apirion. Su poesía fue premiada en numerosas ocasiones. Obtuvo el Premio Miriam Talpir y el Premio Primer Ministro. También dirigió la Asociación de Escritores Israelíes.





Aharón Almog / Dos recuerdos





















I. Añoranzas

Añoro el sandwich que llevaba a la escuela.
Ocho años, mucha piedad de madre.
Una alforja blanca, una servilleta bordada:
cómo me amaban los charcos en el camino
hacia el Centro Wolovelsky.
Luego un desastrado tacho de lata con halva y pepino
en las frías mañanas, de camino al trabajo diario.
Hubo muchos: herrero de obra, empleado, chofer.
En 1951 vi un aviso en el diario:
"se solicita conductor de jeep".
Me puse una camisa blanca y me presenté.
Había gente esperando: uno se mordía las uñas, otro leía un libro.
El dueño de un local mayorista del centro comercial 
salió de su oficina y preguntó: 
"¿Qué harían ustedes, niños míos, si vieran que
a mitad de camino el motor se quedó sin aceite?"
El puesto lo obtuvo aquel que dijo

"Conmigo esas cosas nunca pasan".



II Tuve un maestro

Tuve un maestro que solía entrar al aula
como una tromba, diciendo:
"Rápido, escriban".
Escribir qué, nos preguntábamos.
"No importa, escriban".
Así escribimos durante todo ese año
y así seguí escribiendo hasta hoy.




Traducción: Gerardo Lewin



Aharon Almog es poeta, dramaturgo y novelista. Nació en Tel Aviv en 1931 en el seno de una familia que dejó el Yemen en el siglo XIX. Se graduó en la Escuela de Agricultura Mikve Yisrael y en la Universidad de Tel Aviv. Enseña Literatura Hebrea en colegios secundarios. Obtuvo el Premio Brenner, el Premio Primer Ministro en Literatura y el Premio Bialik.


lunes, 10 de junio de 2013

Zelda / La sombra del monte blanquecino...















La sombra del monte blanquecino
ocultó mis manos y mi rostro
Creí ser un alma libre,
como un muerto.

Un crepúsculo triste cubrió la casa,
las hojas de la parra,
y sin embargo
cuando en ese mundo ajeno
- la calle donde vivo - 
sonó un violín

salí hacia el goce del novio y de la novia

los vi
entramados de sutil esperanza
los vi
trazados de anhelos verdaderos

y así, secretamente, pedí:

Oh, Creador.
Que los demonios y los males no golpeen
sus sueños
Que haya entre ambos
una casa por siempre

Mi plegaria creció
desplegando hojas verdes

Me senté a la sombra del tártago
y ya no supe 
el nombre de la estación
a la que había arribado mi vida.



Traducción: Gerardo Lewin