martes, 22 de julio de 2014

Ariéh Sivan / Cuestiones complejas















¿Cuál es el eslabón débil?
Indique dónde está.

- Es la barrera.

- Es cierto. Ahora la pregunta.
¿Cuál es el origen de esa imagen
a la que una y otra vez regresan?
¿Por qué los patos?

Es como en un polígono de tiro:
los patos se desplazan sobre la cinta móvil
y quien dispara apunta a sus cabezas.

- La respuesta es errónea.
Es también insultante.
Sólo yo puedo insultar.

- ¿Tiene otra respuesta?

- Sí. El eslabón que une
a hombres y a patos
es la palabra añoranza.

Los patos añoran
y los hombres también añoran
al amor de sus vidas
que sólo en sus memorias puede
regresar de la muerte.



Traducción: Gerardo Lewin




viernes, 4 de julio de 2014

Naim Araidi / Les dejo la ira a otros


















Todos se asombran:
“¿No sientes enojo alguno?”
Respondo que – si alguna vez la tuve –
mi ira se fue hace tiempo 
de visita en ajenos sembradíos
donde plantó semillas muchas.
Algunas prosperaron
y engendraron espinas;
otras hubo que no lograron
adaptarse al clima.

Ahora descanso,
me tomo un tiempo hasta que el tiempo
se fatigue y se tome él, a su vez, un tiempo
y vuelta a empezar.
Esta noche he perdido algunas esperanzas,
innúmeras estrellas se precipitaron a tierra
y me siento bastante optimista.
Quizás mi enojo próximo, que se irá acumulando,
me permita desprenderme –
y sea él quien permanezca.



Traducción: Gerardo Lewin


Naim Araidi es poeta, traductor y profesor de literatura. De origen druso, escribe en árabe y en hebreo. Fue embajador israelí en Noruega. Obtuvo el Premio Primer Ministro de Literatura Hebrea, El Premio Senado de París y otros.

sábado, 21 de junio de 2014

Jezi Lezkli / La hora del "por qué"























¿Por qué, por qué? – pregunta,
pero él no lo sabe.
Le parece que dice "hola, hola".

En el otro extremo de la línea
no hay Ronit
ni Shucky
ni tampoco Yojay
ni Orna
porque
sólo
hay:

¿Por qué? ¿Por qué
me has abandonado,
por qué me has dejado solo?



Traducción: Gerardo Lewin

miércoles, 4 de junio de 2014

Zelda / Cada quien lleva un nombre

















Cada quien lleva un nombre
otorgado por Dios,
por su padre y su madre.
Cada quien lleva un nombre
dado por su estatura, por cómo ostenta su sonrisa
y por sus ropas.
Cada quien lleva un nombre
que le fue dado por los montes
y por sus propios muros.
Cada quien lleva un nombre
cifrado en las estrellas,
repetido por sus vecinos.
Cada quien lleva un nombre
obtenido por sus pecados
y anhelos.
Cada quien lleva un nombre
por el que lo conocen sus enemigos,
por el que lo llama su amante.
Cada quien lleva un nombre
que obtuvo en festejos
y en labores.
Cada quien lleva un nombre
que le dieron las estaciones del año
y su propia ceguera.
Cada quien lleva un nombre
que le dio el mar
y que le dio
su muerte.



Traducción: Gerardo Lewin


domingo, 20 de abril de 2014

Navit Barel / Promo
















Tengo - para cada día del año - de un  tipo especial. Corto o largo.
Llegan hasta lo más recóndito de tu alma. Según cada necesidad.
Ningún ojo quedará seco; llenaremos cada plato.
Recordarás, sin duda, que te prometieron el paraíso:
cómo llegarías allí y bajo qué condiciones. Yo te doy todo gratis;
no es algo muy común en estos días.
Y te perseguirán noche tras noche,
exactamente en ese orden. 
Puedes confiar en que el tiempo no se confundirá
entre esperanza y concreción.

Ahora permite que te lleve de la mano,
que te saque las palabras de la boca, 
que pulverice los anhelos de tu corazón.


Te lo juro por Dios: esto es es algo que no querrías desaprovechar.



Traducción: Gerardo Lewin



La poeta israelí Navit Barel nació en Ashkelon en 1977. Es hija de inmigrantes libios. Sus padres, ya fallecidos, habían perdido un hijo en la guerra de Iom Kipur, en 1973. Es egresada sobresaliente de la Facultad de Letras de la Universidad de Tel Aviv. Editó los poemarios Roshem (Impresión) en 2005 y Mamash (En concreto) en 2011.

Zali Gurevich / La poesía está en los márgenes

















Ayer - por la tele - rock.

Decenas de miles de personas en el público
¿y dónde está la poesía?

En los márgenes,
más y más en los márgenes.

A trasmano, en una pequeña sala 
de Jerusalén.

Han llegado unos pocos amigos
ellos - en verdad - casi ni vienen.

La poesía está en el margen
de los márgenes

y yo en el margen de la poesía.

Es asunto de uno solo, a lo sumo de dos
y a veces soy yo mismo el otro

incluso si no hay alaridos
ni aplausos.



Traducción: Gerardo Lewin





Zali Gurevitch, poeta y antropólogo, nació en 1949 en Berkeley, California. Sus padres eran israelíes y llegó a Israel a las seis semanas de nacer. Ha publicado diez poemarios y tres libros de ensayos: uno acerca de la noción y concepción judía e israelí de lugar, una lectura del Eclesiastés y el un estudio acerca de la antropología de la conversación. En 2012 se publicará su nuevo libro sobre El Cantar de los Cantares.


Gurevitch ha escrito ensayos acerca del arte israelí y la poesía hebrea, y ha traducido poesía del inglés (John Ashbery, Charles Olson, W.B. Yeats) y el francés (Francis Ponge). Es profesor emérito de antropología en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Reside en Tel Aviv.

domingo, 6 de abril de 2014

Dory Manor / Des(a)nudarse























¿Cómo puede alguien cantarse a sí mismo una canción de cuna?
¿Cómo puede creer en su propia soledad?
Uno se desata de la infancia como quien deshila una trama
y no existe ya nada que pueda adormecerlo.

Hay quien viaja en su mente a Vilna o a Madrid
- al norte de algún tiempo, al este de sí mismo.
Hay quien construye góndolas y navega, de una arteria a la otra,
y no existe ya nada que pueda adormecerlo.

Se cubre con una blanca manta y siente cómo
su madre se inclina sobre su cama y lo arrebuja.
Canta para sí una canción de cuna, oye su propia voz
y no existe ya nada que pueda adormecerlo.






Traducción: Gerardo Lewin



Dory Manor nació en Tel Aviv. Es poeta, traductor y editor. Ha publicado tres poemarios: 
Mi´ut (Minoría) en 2001, Alpha ve Omega (Alfa y Omega) en 2001 - que fue la base de un libretto operístico - y Bariton (Barítono) en 2005.
Ha traducido del francés al hebreo "Las flores del mal" y "Los paraísos artificiales" de Baudelaire; las "Meditaciones metafísicas" de Descartes; las "Cartas a Louis Colet" de Flaubert; "Cándido" de Voltaire y "Bonjour tristesse" de Francoise Sagan.
Obtuvo los premios Primer Ministro en 2007, el premio Tchernichovsky a la excelencia en traducción en 2008 y el premio a editores del Ministerio de Educación en 2011.