sábado, 7 de marzo de 2015

Hilà Lahav / Sola

























El orgullo es el sostén de la envidia y la sangre:
si me lo permites, vestiré con tu piel y me iré.
En verdad, rígida estoy en una tromba inabarcable.
No rígida sino petrificada:
mientras tuve aliento toqué la melodía que pude respirar.

No por orgullo ni por descartar una visión he preferido
esta dilatada soledad en lugar de ese hombre
sencillo, llano, ridículo y de sí mismo odiado
en el que había deseado transformarme.



Traducción: Gerardo Lewin


Hilà Lahav nació en 1985 en Zichron Yaacov, Israel, y es música profesional y poeta. Ha estudiado Historia en la Universidad de Jerusalén y ejecución de música antigua en la Academia de Música y Danza de Jerusalén. Integra algunos exitosos conjuntos musicales en los que interpreta música clásica antigua, así como también música turca, árabe y andalucí. Ha publicado poesía en la revista literaria Mita'am y obtuvo el Premio Universidad Hebrea por sus poemarios. Su primer libro, Alma (נשמה) fue publicado en 2011.

viernes, 20 de febrero de 2015

Ronny Someck / DJ en el refugio de mujeres golpeadas






















Quiero ser DJ
en el refugio de mujeres golpeadas,
cantar canciones para atrapar peces espada
del fondo de sus ojos, para ahogar tiburones de dolor
e inundar el acuario del corazón
con enormes dorados.
Pero el oído de las mujeres golpeadas es
un pozo lleno de maldiciones,
temen cada raspón en los labios de las palabras,
el filoso cuchillo como lengua
o el simulacro de seda que cubre la garganta.

“Mujeres, mujeres” - murmuro para mí -
“garabateado estoy como arrancada hoja de sus biografías
y son ustedes líneas del blues que compondré
usando el alfabeto de esas horas
en las que nada fueron sino carne
arrojada de las carnicerías del infierno".



Traducción: Gerardo Lewin

sábado, 7 de febrero de 2015

Shlomi Hatuka / Carta a un joven de la periferia



















No te enlistes:
ésa es la revuelta.

No te servirá de nada,
todas las promesas son para los blancos
todos los descuentos son para sus hijos
y aún así lo que puedas lograr
vale menos que las lágrimas
de tu madre
o de su madre.

Para qué necesitas
que tus manos se acostumbren al metal
o que tus ojos apunten a tu amigo
a través de la mirilla.
Para qué escuchar
los ladridos del sargento.
Mejor oír
los requiebros de amor
de una muchacha.

Ve con el oficial
y cuéntale
tus sueños.
Creerá que estás loco.
Ve con el médico,
pregúntale
por qué te declaran sano
antes de enviarte a morir.

Toma esos tres años (*)
y dedícalos a tu corazón,
esa parcela
de buen fuego,
el sitio
donde se confunden las fronteras.

O por lo menos
aprovéchalos en tu mente,
usa esos tres años
para pensar
investigar
saber
pues si te piden matar y combatir
deberás descubrir antes
quién es, exactamente,
tu enemigo.



(*) Se refiere a los tres años del servicio militar obligatorio



Traducción: Gerardo Lewin 


Shlomi Hatuka es un poeta, músico y activista. Fundó la Asociación Amram y es co-fundador de la editorial Tangier. 





sábado, 24 de enero de 2015

Iris Eliya Cohen / Requisa
























Preguntarás:
de dónde vienes,
adónde te diriges,
has hecho sola tus valijas,
quizás te hayan pedido
que entregues algo a alguien,
portas cuchillos, navajas, lima de uñas,
u otros instrumentos cortantes.

Quizás debieras indicarme en voz baja: 
mejor hazte a un lado.

Contestaré:
desde el vientre materno
hacia el lugar donde mi padre muerto
persiste y vive.
Sí, sola, y no,
nadie me ha pedido nada.

En cuanto a la última pregunta:
mis pensamientos se enturbiaron,
en mí lo mismo son labios y corazón,
sólo mi alma va conmigo.

Desde hace años ya
que por aquí marcho
en recta fila
y nunca han sonado
las alarmas.



Traducción: Gerardo Lewin



Iris Eliya-Cohen nació en 1969 en la Alta Galilea, hija de padres procedentes de Cochin, en La India. Se ha diplomado en terapia ocupacional en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Ha cursado estudiso de artes plásticas, escultura, dibujo y cerámica. Al mismo tiempo, Eliya-Cohen ha abierto una sala de teatro para niños, donde escribe dirige y produce sus propios espectáculos. Ha publicado Maktub, su primera novela, en 2007, elogiada tanto tanto por el público como por la crítica. Obtuvo el Premio Ministerio de Cultura en 2011 y el Premio Ramat Gan para autores nóveles en 2012. Publicó, además Dushinka (novela/2013) y Negrita (poesía), del cual extrajimos el poema que aquí se publica.


sábado, 10 de enero de 2015

Abba Kovner / Quién es judío


























Judío es aquel que desea serlo / y aquel que lo es a pesar suyo
Judío es el que cree con una fe total / y quien sostiene creencias relativas
Judío es quien se pone filacterias / y aquel que arrojó las filacterias

Es alguien a quien le es duro ser judío / y el que no consigue ser otra cosa
Es un estafador / que consigue engañarse a sí mismo
Es el que nace de madre judía / y el que no sabe dónde está la tumba de su madre
Es quien se ha liberado de ataduras / y quien se ha sometido a ellas

Judío es el que le ha legado a la Humanidad el guefilte fish original / y la biblia traducida
Judío es el que escribe de derecha a izquierda / y a quien la izquierda acorrala a la derecha
Judío es el que plasma su creación en letras cuadradas / y aquel cuya existencia supone la cuadratura del círculo

Es quien no se distingue del resto de los pueblos / y a quien los otros pueblos ven distinto
Es aquel a quien los demás odian en secreto / y el que se odia a sí mismo abiertamente
Es el que da la vida por traer el mundo hasta su hogar / y el que deja la vida por defenderlo

Judío es el que sabe formular preguntas / y el que no sabe hacerlo / hasta que le explican cómo.




Traducción: Gerardo Lewin


Abba Kovner (Sebastopol, Rusia, 14 de marzo de 1918 - Israel, 25 de septiembre de 1987) fue un poeta y combatiente (partisano) durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado un héroe de la Resistencia en los países bálticos, durante la Segunda Guerra Mundial. Perteneció al movimiento sionista independentista de Israel. Fue testigo de cargo en contra de Adolf Eichmann en 1961.
Kovner presenció muchos atropellos y brutalidades de los nazis, lo que engendró en él un sentimiento de odio hacía los alemanes. Jugó un papel decisivo al exponer las mentiras alemanas: los judíos no eran trasladados a campos de trabajo sino que estaban siendo exterminados, e instó a la dirigencia del gueto a oponer resistencia armada contra la deportación. A comienzos de 1942, Kovner hizo pública una proclama en la que repetía la frase "¡No dejemos que nos lleven como ovejas al matadero!" que más tarde se haría famosa.
Obtuvo el premio Brenner por su poemario Mi hermana pequeña y el premio Israel de literatura. 
El poema que presentamos fue hallado entre sus papeles inéditos y publicado póstumamente.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Jaim Guri / Poema para el año nuevo























Y bien, no es ésta la ruta
por la que se disponen las líneas enemigas,
las extranjeras lenguas
o el pasmo.

Nada hemos hecho – mi voz o yo –
por estos pactos de distanciamiento.
Marcho hacia allí y no me matan.
Llego, finalmente, a una casa.
Me detengo y golpeo a la puerta.

Aquellos que perdonan dicen “lo que pasó, pasó”.
Y yo regreso. Vuelvo.
Aquellas que perdonan se verán, tarde o temprano,
apostadas en un balcón.
Hay una ventana que no ha sido oscurecida
y una carta que el correo no ha extraviado:
si no ha llegado hoy, de seguro mañana.

Todas las ciudades  se abrieron esta noche:
no hay asedios ni clausuras.
Vendrán, con el ocaso, las visitas
y yo seré uno más.
En todas las ventanas surgen y se expanden 
las filiales de la pena.
Muchas palabras peregrinarán
desde las tierras del silencio y de la muerte.

Florecerán las celosías
y girarán sobre sus goznes
los portales.



Traducción: Gerardo Lewin

domingo, 14 de diciembre de 2014

Anat Levin / Huérfanos
















Te he visto llorar tres veces:
Una, cuando asesinaron a Rabin.
Otra, cuando se nos fueron los ahorros.
La tercera, cuando perdimos al quinto bebé.

Royeron los muros del recinto y vacío
viniste a mí; hubo una hora ya irrecuperable,
un cuerpo que cavaba en otro cuerpo sepultura
para enterrar la nada.

Si existió, no pudimos encontrar el camino
a casa, nos transformamos en padres huérfanos
sin nadie que nos adopte y nos proteja,
sin nadie que nos señale y diga:

"Él y ella - no otros - son míos,
pues a ellos elijo entre todos los padres.
Se abrieron paso por montañas de polvo y sombra,
sin descanso, sin consuelo".

"¿Cómo es posible
que un amor tan grande
no dé frutos?"
- preguntaste.

La primavera se erguía, como una guerra, dispuesta a estallar.
Sobre un poste de luz junto a la casa
viste un anuncio: "Mujer responsable
busca un bebé
para cuidar".

Comenzamos a ahorrar, nuevamente,
letra a letra:
las palabras nos salvarán.


Traducción: Gerardo Lewin



Anat Levin nació en Israel, su madre es de origen ruso, de Tashkent, Uzbekistán; y su padre es de Kornitz, Bielorusia. Su primer poemario, Anna mistovevet leat/Ana se vuelve lentamente, fue publicado en 2008 y obtuvo el premio Ministerio de Cultura para ese año. Obtuvo también el premio Calles 2006 del Ministerio de Cultura de la ciudad de Tel Aviv y el premio 2002 del Ministerio de Cultura para poetas noveles. Participó en el primer taller de poesía de la revista Helicon, en 1993. Es egresada del departamento de cine y televisión del Hunter College en New York y ha trabajado por años como redactora comercial para un importante estudio de abogados. Su segundo poemario, Mi pé la´ozen/De boca en boca, obtuvo el premio Acum 2012 de la Sociedad de Autores y Músicos de Israel. Vive en Givatayim con su esposo, el poeta Adi Assis.