viernes, 21 de septiembre de 2018

Shulamith Apfel / Quizá

































Quizá escriba un poema.
El poema le dará su nombre al libro.
El libro compensará esto
que tengo atravesado en la garganta.
El clima se hará benigno.
La casa no se derrumbará
cuando diga
amé,
mi vida,
debo irme,
como si alguien
me retuviera por la fuerza,
como si alguien
siquiera
me retuviese.



Traducción: Gerardo Lewin


jueves, 13 de septiembre de 2018

Eran Tzelgov / La lengua de los pájaros






















Mi hijo habla
en una lengua secreta
con un ruiseñor
invisible
que revolotea
por la habitación.

Quisiera poder verlo
pero desde mi altura
sólo distingo
el cielorraso
y a un cachorro humano
que canta
sin alas.




Traducción: Gerardo Lewin

viernes, 24 de agosto de 2018

Saad Abu Gnam / Rincones































Voy rápido, sin mirar a la gente
alrededor. Entro en un café.
Pido un cortado para llevar. Soy simpático.
Soy el árabe para tener de mascota.
¿Tu nombre es Saad, verdad? 
Pregunta y responde el vendedor.
Sí, contesto en voz baja. Con suavidad,
con mucha suavidad.

Camino con lentitud y me detengo en un rincón.
Soy todo un mundo de rincones.
Soy el campeón mundial del juego de rincones.
En casa, en el trabajo, en mi familia, en la poesía,
en la escritura y la lectura, en el amor,
en el fútbol, en las escondidas, en los bailes.

El mundo es para mí un rincón
con poemas que asoman sus cabezas
desde algún rincón
y que rápidamente se ocultan para volver al rincón.

Yo soy un rincón, devorador de rincones,
consumido por rincones,
que bebe y que respira rincones...

Por las noches me acomodo en mi rincón
para leer un poema triste acerca de rincones
mientras las lágrimas brotan de mis ojos.




Traducción: Gerardo Lewin



Saad Abu Gnam nació en 1977 en la ciudad de Kuseifa. Se desempeñó como profesor de literatura árabe e imparte cursos de escritura creativa. Escribe poesía en árabe y en hebreo. Obtuvo un Máster en la Universidad Ben Gurión en Estudios del Medio Oriente. Editó el poemario Tarde amarilla (Der Alnasim, El Cairo, 2016). Algunos poemas suyos en idioma hebreo fueron publicados por el diario HaAretz.



jueves, 9 de agosto de 2018

Eli Shmueli / Uno






























No me alcanzan las fuerzas para luchar contra todos ustedes.
Ustedes piden líderes y a mí me falta
energía como para liderarlos.
A ustedes les hacen falta psicólogos y yo no tengo
ganas de analizarlos.
Ustedes necesitan críticos literarios,
alguien que ilumine el camino.
No puedo hacer de crítico literario para ustedes.

La mayoría sabe lo mismo que yo.
En lo más profundo de sus corazones, lo saben.
No puedo adquirir sabiduría en lugar de ustedes.
Necesito trabajar, ganarme la vida.
Ustedes necesitan decenas de miles como yo,
cientos de miles
que escriban los artículos,
que enseñen las lecciones
sin mostrarse demasiado críticos,
que den los discursos
respirando en los sitios indicados.

Yo soy sólo uno

y soy, por encima de todo, el esclavo
prisionero de mi propia locura interior.
Este esclavo tiene ya su patrón.

Búsquense a alguien de entre ustedes.
Dentro de cada quien hay un esclavo,
sólo se necesita escuchar.

Escuchen a ese esclavo interior.




Traducción: Gerardo Lewin




Eli Shmueli nació en 1977 en Jerusalén, donde aún vive. Tiene un bachillerato en psicobiología y un máster en neurobiología de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Estudió además metafísica y psicología mientras se desempeñaba en numerosas tareas, muchas de ellas mal pagas y generalmente a través de agencias de empleo, experiencias que constituirían luego el foco de su escritura. 

Shmueli trabaja, asimismo, como miembro activo de B'Tselem – el centro israelí de información para los derechos humanos en los territorios ocupados.
IShulayim/Hombremárgen, su primera novela, está basada en sus experiencias como tipógrafo de códigos postales en un centro de distribución del correo y recibió el Premio del Ministerio de Cultura para novela debut en 2015 y la beca de apoyo a jóvenes escritores de la Biblioteca Nacional de Israel 2016/2017.
En 2017 publicó HaEl SheIJziv Hu Atá/El dios decepcionante eres tú, en donde aparece el presente poema. Contribuye, además, con artículos de comentarios políticos en el diario Haaretz y en revistas palestinas-israelíes.

lunes, 30 de julio de 2018

Tuvia Ribner / Las cosas que amo


retrato: morag kligvasser





























Amo el murallón de piedra
—aunque no a cada sombra que lo atraviesa—,
al árbol de ficus reverdecido tras la helada,
meciéndose en el viento.
Al árbol, no a la imagen del árbol.
Amo el canturreo de las aves migratorias, sus silbidos.
Las tiernas redondeces del paisaje de alturas.

Puedo ver más allá de lo que sé,
más de lo que soy capaz de llamar por su nombre.
Y aunque la edad fue desluciendo mis sentidos
son éstos, todavía, fuente cotidiana de placer:
los dolores que se han encariñado con mi cuerpo
me dicen que aún vivo.

Si lograra dar voz a aquellos que se han ido,
aunque fuera un piar de polluelos que llaman a su madre,
si pudiera reflejar el rostro de cuantos ya no están...
Bienvenidos los perdidos que llegan de visita en mis horas solitarias.
Pasen, tomen asiento, hablemos un rato.



Traducción: Gerardo Lewin




Tuvia (nacido Kurt) Ribner nació 1924 en Bratislava, en el seno de una familia judía germanoparlante. En 1941 emigra, junto con un grupo de nueve jóvenesy sin su familia, a Palestina, en un peregrinaje que atraviesa Hungría, Rumania, Turquía, Siria y Líbano. Sus padres fueron asesinados en el holocausto nazi. Es aún hoy miembro del kibutz Merjavia.
Es miembro corresponsal de la Academia de Poesía Alemana, de la Academia de poesía de Mintz y de otras instituciones literarias alemanas tales como el instituto Franz Kafka y la sociedad Hugo Von Hofmannsthal. Ha desarrollado intensa actividad como traductor y docente. Obtuvo en 1994 el Premio Christian Wagner, en 1999 el Premio Jeanette Schockeny el Premio Paul-Celan, en 2002 el Premio Ján-Smrek y en 2008 el Premio Israel de Literatura, entre otros. Publicó, entre otros, los poemarios  HaEsh Baeben/El fuego en la piedra (Kibutz Merjavia, 1957), Shemesh Jatzoth/Sol de medianoche (Sifriat Hapoalim, Tel Aviv, 1977)y Od Lifnei/Antes de... (Instituto Bialik, 2017).

En este video TR lee el poema.



viernes, 22 de junio de 2018

Eli Eliahu / Carta a los niños





















Les escribo a los que se copian.
A los que se susurran, en secreto, los unos a los otros.
A los que graban sus amores en los pupitres.
A los que llegan tarde. Para aquellos 
que se quedan mirando a lo lejos,
más allá de la ventana. Para aquellos
que olvidan sus cuadernos.
Para los que se duermen sobre sus escritorios.
Para los que no saben las respuestas.
Para aquella que borra lo que acaba de escribir.
Para esos que siempre se sientan
en un extremo. Para el que de pronto
se pone de pie y se va.



Traducción: Gerardo Lewin

viernes, 1 de junio de 2018

Abraham Shlonsky / Yugo































Vísteme, piadosa madre, 
con deslumbrante túnica colorida
y al alba condúceme hasta el yugo.

Envuelta está mi tierra por la luz
como por sacro manto,
como filacterias se disponen las casas
y se deslizan las calles: lazos de cuero
que manos han trazado.

Magnífica, la ciudad
eleva a su Hacedor plegarias matutinas
—y entre los hacedores:
tu hijo, Abraham,
poeta y peón vial en Israel.

Al caer la tarde, en el crepúsculo,
regresa mi padre de sus labores
y feliz, como rezando, me susurra:
—Hijo amado, Abraham.
Carne, huesos, ligamentos.

Aleluya.

Vísteme, madre santa, 
con deslumbrante túnica colorida.




Traducción: Gerardo Lewin



Abraham Shlonsky (1900–1973) fue un importante poeta isarelí. Nació en el seno de una familia jasídica en Kryukovo (actual Ucrania) y falleció en Tel Aviv, Israel. Trabajó como albañil y obrero en la pavimentación de rutas. Tuvo una influencia destacada en el desarrollo del hebreo moderno y en su literatura, especialmente a causa de sus traducciones de los clásicos, especialmente de los rusos. A partir de sus comienzos como poeta e ironista, se transformó en una figura representativa del grupo de "rebeldes" contra la poética de Jaim Najman Bialik y su generación. En 1933 funda la revista literaria Turim/Columnas, en la que colaboran poetas como Nathan Alterman o Leah Goldberg. En 1946 obtuvo el Premio Tchernijowsky por sus traducciones de Pushkin y Shakespeare; en 1956 se le concedió el Premio Bialik de literatura y en 1967 el Premio Israel de literatura. Su obra está teñida de un gran espíritu innovador. El que aquí se traduce es la coda final de un largo poema: עָמָל/Amal, escrito en 1928 como parte de la serie Guilboa, que refleja los primeros años de la vida del autor en Palestina. En su momento, sorprendió por la novedosa utilización de motivos religiosos (el manto, las filacterias, la plegaria matutina, la túnica colorida, etc.) en la descripción de la vida de un obrero vial.