viernes, 6 de septiembre de 2019

Tali Weiss / Dañado corazón






























Diminuto, irascible, dañado corazón,
como espina que hiere manos fatigadas.
Es el dolor tanto y tanto el desaliento
que el pecho implora por una redención
que el tiempo, vacilante, apenas trae.

Diminuto, extraviado, quebrado corazón,
ciego ante señales, signos o maravillas,
vuelve y gira en torno de sí mismo
y no logra entender su secreto profundo.

Diminuto, afligido, golpeado corazón
que muele pensamientos hasta hacerlos arena
en el altar de la emoción abandonada
cuando más tenebroso se hace el día.

Diminuto e inmenso el roto corazón,
que consigue latir y pronunciarse
sobre tiempos de paz futuros por llegarnos
y calmas brisas vespertinas
en el doliente borde del abismo.



Traducción: Gerardo Lewin




Tali Weiss es una poeta israelí. Es profesora de escritura creativa, editora de libros y de la revista de poesía KefelObtuvo un máster en escritura creativa del departamento de literatura en la Universidad de Haifa y sus poemas han sido publicados en distintas publicaciones literarias. Ha editado cinco libros de poesía: Siam (Saar, 1997), Poemas tranquilos/Shirim Shketim (Gvanim, 2010), Como una pluma/Kemo Notzá (Akad, 2013), El ombligo de la noche/Taburó Shel HaLaila (Eben Hoshen, 2015) y La mejor hora/HaShaá HaYaffá (Emdáh, 2018).


miércoles, 21 de agosto de 2019

Avot Yeshurun / Escondite























De todo este departamento
elegí estar en mi cocina diminuta.
Entre todos los sitios, todas las casas,
aquí estoy: solo y en silencio.
Rodeado por mis enseres,
el tenedor principal, la cucharita
de hacer café. Aquí estoy, solo.

Amados utensilios a los que ya me acostumbré.
Están conmigo y me acompañan, siempre iguales.
Son para mí, de algún modo, fortaleza.
Nadie irrumpirá de noche en la cocina.

Nadie vendrá en la noche
a un rincón olvidado y perdido.
Nadie. A esta cocina,
decimoquinto día del mes tevet del 5749,
23 de diciembre de 1988,
cuatro y veinte de la mañana.

Este tazón es lo que quedó de aquella porcelana,
único sobreviviente del servicio.
Arrastra sus recuerdos,
nostalgias de quebrados platos.

Loza azotada, pesarosa, destrozada.




Traducción: Gerardo Lewin

domingo, 14 de julio de 2019

Abishai Juri / Entérate






















No existe ni una brizna en este mundo
que no posea quien la cuide desde lo alto 
y la resguarde... diciéndole que crezca.

El Zohar


Entérate: cada brizna de hierba
tiene un ángel que le dice: "crece".
Pero es mejor que sepas
que a veces un ángel se descuida.
Los bosques se incendian,
la mala hierba existe
y aun los ángeles se decepcionan
al cosechar en los plantíos.

Hay años como una seca hoz sobre los campos,
chacales vueltos sobre mustias cosechas
dolor que al germinar marchita las pasturas
y con el fruto enhiesto aflora un pensamiento:
más hubiera valido quedarse bajo tierra.

Pero mejor es que te enteres: ángeles hay.
O por lo menos hubo. Alguien bajó como rocío
cuando la aurora despuntó entre trinos
y susurró en tu oído: "crece".




Traducción: Gerardo Lewin


Abishai Juri nació en 1992 en la ciudad de Beer Sheba. Recibió educación religiosa. Se desempeñó como periodista e instructor de equitación terapéutica.
Este poema pertenece a su primer libro, Ej Osé Tehom/Cómo hace un abismo (Ed. Pardés, Haifa 2018).

domingo, 16 de junio de 2019

Itai Ron / Cuidados paliativos





























a.
Libérame. Sólo déjame.
—¿No ves que no soy más que despojos?

b.
En la ventana del hospital
una luna roja como yema de huevo
turbó mi sueño y fui, 
desde el dormirme al despertar,
una bandada de azorados pájaros.

Una luna atroz
me indica que el final se aproxima.
La lluvia amaina y la morfina aún
gotea por tus venas.

c.
Respira con gran dificultad
—anuncia la enfermera en el pasillo.

Qué pequeña es tu mano, de repente.
Fría, abandonada en la palma de la mía.
Esa noche pudiste aún remontar,
aferrarte apenas con uñas
de azulinos dedos
que no logro olvidar.

d.
Entonces, sin que siquiera
lo notáramos,
yacía, ya en paz, tu cabeza.
Vuelta así, hacia un lado.
Tu mirada, azul como un anhelo,
hiende, más que un puñal filosa,
mis costillas.


Hospital Vall d´Hebron, Barcelona.




Traducción: Gerardo Lewin

Itai Ron (1961) es poeta y traductor. Reside actualmente en Barcelona. Es egresado de la Universidad de Tel Aviv (Artes Escénicas) y de la Universidad Bar Ilán (Biblioteconomía). Se desempeñó como periodista y crítico literario. En 1999 publicó el poemario Bojen et Ereg Hamijnás/Explorando la textura del pantalón (Editorial Shufra) con el que obtuvo el Premio Presidente en la categoría Literatura.



viernes, 17 de mayo de 2019

Roni Eldad / Objetos frágiles






























Ésta es la cocina.
Ordenamos todo
como para que no haya
nada innecesario.
Para nosotros es vital
disponer de un lugar
para cada cosa
de modo que no tengamos
que revolver demasiado
cuando de pronto
busquemos algo.

Hay veces en las que está todo
acomodado en su propio cajón
botones, flores, fósforos, remedios
y cuando la heladera se detiene
de repente
se produce un silencio dentro del silencio.

El aislamiento es perfecto
frío en verano, cálido en invierno
casi no se siente 
nada 
el ruido, las conversaciones, el tráfico.
El tema es que ambos somos
muy sensibles
al respecto.
El agua, por momentos, 
se detiene en las cañerías
nada se desborda
y están indemnes
todos los objetos frágiles
en los estantes altos

allí, donde no podamos alcanzarlos.



Traducción: Gerardo Lewin



Roni Eldad (Israel, 1982) es crítica de arte y cultura. Es madre de tres niños y vive en Jerusalén. Publica artículos periodísticos acerca de literatura infantil. Es egresada de la escuela de artes Betzalel y ha cursado estudios de literatura en las universidades de Jerusalén y Ben Gurión. Este poema pertenece a su primer libro, Yabó/Venidero (Ed. Pardés, Haifa, 2019)



jueves, 2 de mayo de 2019

Orin Rosner / Fin del mundo
























Antes de tu muerte vi una polilla
que se acercaba a la luz.

A cualquier sitio remoto lo llamabas ek velt (*).
Fue en el hospital, entonces, donde pude observar
cuán pequeño era tu cuerpo.
Echada en la cama reclinable:
ése era —realmente— el fin del mundo
allí descansabas, en su ribera.

Todo lo que no era mundo,
todo lo que en el mundo era un no,
rugía como oleaje a tus pies
y comenzó así a humedecer las sábanas.
Pediste que te llevaran al baño
pero el médico, acongojado,
dijo que por el momento era imposible
(sabiendo que el momento jamás llegaría).

Recuerdo cómo cocinabas pasteles
en la palma de mi mano niña.

No hablaré de tu cosmos. Soy incapaz.
No diré nada de la nieve,
ni de los trenes que rodaban por caminos
para mí desconocidos.
Sólo al final,
cuando el fuego alcanzó la resistencia,
cuando tu corazón ardió
tus ojos se apagaron

y el nubarrón de llanto que te acumuló la vida
amenaza tormenta, desde entonces, en mí.



* Idish: fin del mundo.


Traducción: Gerardo Lewin



Orin Rosner (1991) vive en Ramat Gan. Obtuvo en 2017 el Premio Ministerio de Cultura a poetas principiantes. Publicó el poemario Gurei Ruaj/Cachorros del viento (Hakibutz Hameujad, 2019).


lunes, 25 de marzo de 2019

Lee Mamán / Escribe, te digo






























Escribe algo bello
más bello que simplemente
decir que se puso difícil
y que es casi imposible 
seguir aguardando

Escribe la espera en la estación del bus
escribe el susurro del engranaje metafórico
acercándose y 
sea el amanecer de un nuevo día

Escribe sobre ese monstruo informe
la vida
escribe la frente es una hoja en blanco

como si figurase dirección alguna en este sobre escribe, 
escribe: amado mío

o sólo escribe una letra un círculo cerrado
yo mis límites y nada más

lo que importa es que escribas

Yo cerraré entretanto toda hendija
que permita la fuga del dolor 
hacia otros sitios que no sean la página
la mano abierta la frente el bajo vientre

Tú 
siéntate y escribe




Traducción: Gerardo Lewin



Lee Mamán (1980) es una poeta israelí. Algunos de sus poemas han aparecido en diversas revistas y publicaciones literarias. Obtuvo el premio Harry Hershon, otorgado por el departamento de literatura de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Este poema pertenece a su primer libro Le ma hadavar domé/Con qué podríamos comparar esto (Yedioth Hajaronoth, Rishon LeTzion, 2017).